Nuestros productos

Contamos con diversos productos a los cuales puedes acceder a través de diferentes formatos y plataformas, con el fin de entregar mayor comodidad y flexibilidad a quienes buscan desarrollarse en su área profesional.
15
Jul

Chile es el segundo país de la región con peor índice de madurez de innovación en empresas

Por: Sofía Neumann, Diario Financiero

Si bien desde hace unos años las empresas en Chile han incorporado gradualmente el concepto de innovación a sus procesos y estrategias internas, estos acercamientos aún se perciben como incipientes y con acciones poco visibles. Así lo concluye una encuesta a nivel latinoamericano realizada durante 2020, que incluyó a colaboradores de 47 firmas grandes y medianas del país de 13 sectores, como logística y transporte y servicios empresariales y tecnologías.

El estudio “Perfil de Madurez de Innovación en Empresas Latinoamericanas 2020 Innovation Scorecard” realizado por la consultora nacional Transforme, que también analizó la percepción en 179 empresas de Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá y Perú, reveló que Chile es el segundo país con peor índice de madurez de innovación en las firmas a nivel latinoamericano, con un coeficiente de innovación de 8,9, solo superando al país trasandino que alcanzó un 4,1.

La gerenta de Estudios de Transforme, Rocío Pérez, afirma que una de las principales conclusiones del estudio es que la inversión en políticas públicas en el país para promover la innovación no ha garantizado que existan empresas innovadoras, pues a pesar de que existen iniciativas, como programas de Corfo, no se ve del todo reflejado en las compañías.

“En Chile se ha invertido mucho, pero a pesar de ello, se percibe que estamos más bajo que otros países que están peores que nosotros en el ranking Global Innovation Index del año pasado, donde Chile se ubica en el puesto 51. Esto se debe a que las empresas acá son muy conservadoras a la hora de innovar y aunque declaran tener la intención y capital humano, falta que se demuestre en cosas concretas y métricas”, afirma Pérez.

La ejecutiva explica que para obtener el coeficiente, analizaron seis dimensiones: visión estratégica para innovar, presión competitiva, estructura y gobernanza, procesos internos, clima interno y perfil humano para innovar y generaron los coeficientes por cada país.

Imagen foto_00000008

Según los resultados en cada una de las dimensiones, el índice clasifica a los países en cuatro perfiles “razagado”, “conservador”, “innovador” y “líder”. En ese contexto, los países de la región están en el “perfil innovador”, o sea, existen espacios de mejora, pero están lejos de pertenecer al “perfil líder”, que considera a empresas con coeficiente sobre 20.

A nivel de las dimensiones, las empresas en Chile están “peor” evaluadas en el indicador de los procesos internos para innovar. Más aún, Pérez indica que no todas las firmas analizadas cuentan con áreas específicas de innovación y las que tienen, les falta poner en marcha procesos y modelos que decanten.

“Se requieren incentivos para que los colaboradores tengan espacio para el error al innovar (…) Hay muchas empresas que están partiendo sus procesos de innovación, está en la estrategia, pero falta que bajen a temas concretos, que contraten gente, por ejemplo, y que definan un camino”, señala la especialista.

En comparación al último informe de la consultora publicado en 2018, los resultados a nivel local son similares, ya que el “peor” indicador también fue el de procesos internos.

A nivel general, el país pasó de un coeficiente de 6,2 a 8,9. “Subimos, pero siguen siendo las mismas dimensiones las mejores y peores. El impacto es que, para tener resultados sostenidos en innovación, es súper importante tener procesos y estrategias”, sostiene Pérez.

Sectores líderes

En cuanto a las industrias que presentan mejores índices en promedio en los seis indicadores, destacan el sector de logística y transporte y tecnología y servicios financieros. Esto se debe, explica Pérez, porque a nivel global, esos rubros han incorporado mas tecnología, obligando a las firmas locales a sumar soluciones más innovadoras para mejorar la experiencia de los clientes y elos procesos del back office.

En ese contexto, Pérez señala que el Covid-19 es un catalizador de la innovación empresarial, ya que ha empujado a buscar nuevas formas de conexión con usuarios a raíz de las cuarentenas.

“Las empresas obligadamente han debido tener nuevos relacionamientos, esto favorece la innovación, es el momento para hacer cambios”, afirma la ejecutiva.

 

Leave a Reply